ZT Moscho - шаблон joomla Joomla
Emanuel Russo

EL ARCO DEBE ADECUARSE AL NIÑO Y NO EL NIÑO AL ARCO

 

Para los niños que se inician en el puesto de arquero hay que adecuar las condiciones y medidas de los arcos para que puedan desenvolverse con comodidad en el mismo.  Los pequeños pasan durante tres o cuatro años atajando en arcos de 2 metros de altura por 5 metros de ancho. Seguramente el último año de predécima son los héroes del equipo, ya que en alguna  final atajan los penales definitorios pues dominan las medidas del arco.  Las mamás de los otros niños le convidan la porción de torta más grande, los papás de los compañeros se ofrecen para acercarlos a sus casa después del partido aunque tengan que hacer veinte kilómetros de más, etcétera, etcétera. 

Al pasar a las categorías centrales( como en este año la clase 2004) tiene que desenvolverse en un arco de 2,44 x 7,32 metros, como no tiene la suficiente fuerza, su saque de meta llega hasta un poco más allá del área penal, donde el número 9 contrario espera para pegarle alto de empeine y colocar el balón por encima de su cabeza; como esta jugada se repite varias veces en el partido, le harán varios goles de la misma manera, entonces empiezan los comentarios y lo que es peor, las acciones, la porción de torta que recibe es ínfima, si es que hay, los padres que lo acercaban a su casa, están apurados y no lo pueden llevar.

Surgen los interrogantes de los técnicos:

¿Qué le pasa a Carlitos?  

Le pasa que NO llega al travesaño! Ni con una escalera!

Es que Carlitos mide 1,55 m.

Comentarios: 

He observado DT que les festejan, abrazan y elogian a sus delanteros por hacer goles por encima de la cabeza del arquerito. Cuando llegan a los 15 años es imposible hacer uno de estos goles de la forma que lo hacían siendo pequeños, pues el arquero se desarrolló y ya mide 1,80 o más.

¿Qué hacen ahora los DT?

Le reprochan al delantero que no sabe definir por abajo cerca de los postes, por lo tanto aquellos festejos de la infancia terminaron siendo contraproducentes.

Recomiendo realizar al comienzo de la primera temporada en arco grande para el arquero lo siguiente: 

Reunir a todos los jugadores (o por lo menos los defensores) en el área, para que observen. Se coloca al arquero cerca del poste con un lápiz o tiza en la mano y con el brazo extendido se le pide que haga una marca en el poste, luego que salte y realice otra. Posteriormente el DT extenderá una soga elástica de poste a poste y le explicará a todos que la responsabilidad de Carlitos es de la soga hacia abajo. Hacia arriba nada podrá hacer por una cuestión de altura.  También podrá llamar al número 2 o al número 6, ponerlos en el arco y tirarles una pelota por encima de la soga, por supuesto será gol , pues no llegarán a rechazar de cabeza.  Una vez que todos toman conciencia del impedimento, Carlitos no sufrirá tanto, demasiado tiene con los 2.32 m. que se le agrandó el arco de ancho.  

En los goles, que sea responsable de la soga para abajo,  por arriba  sacarle presión, apoyarlo, darle ánimo y que siga creyendo en sus condiciones:

¡Si hace dos meses era el héroe!  

Esperemos que los chicos/arqueros crezcan. Paciencia es una de las condiciones que deben tener los formadores.

¿Por qué no aprovechar este primer año para enseñarles a salir jugando en forma organizada?

Por ejemplo que con un golpe de interior le pase el balón al número 4. Es decir, sacar hacia los laterales en vez de hacerlo en forma frontal (que ya sabemos cómo termina), que se vaya a ofrecer después que hizo el pase,  por si lo presionan al marcador, y si éste se la devuelve, que bascule hacia el otro lado. Enseñémosle y exijámosle lo que puede hacer.

Qué herramientas tengo?

a)      Los juegos:  para relacionarse con los compañeros

Fomentar la idea de equipo. Si su equipo anota un gol que se abrace con el compañero más próximo y no con el poste!  Tal vez el gol vino por un pase largo del arquero y el número 9 sólo la empujó, y los abrazos para él?  Cuando se pierde, pierde todo equipo pero el vencido es el arquero.

b)      El feed back, o devolución que hace el EA o DT cuando realiza una acción, sea correcta o incorrecta.

c)       Lenguaje codificado, que debe existir y tienen que entender los arqueros que entrenamos.

Tratemos de aportar nuestra cuota parte de enseñanza  en el recorrido formativo del arquero que dura años. Considero que hasta los 6 años realice HBC (habilidades básicas comunes a todos los deportes), como saltar, correr, caer, etc. De los 6 a los 8 años, si elige el arco, no imponerle muchas reglas, sólo las básicas de su puesto. 

Sí observar sus movimientos:

cómo salta, cómo cae, etc.  y su pensamiento: qué dice, qué expresa; e ir realizando pequeñas correcciones sabiendo que tendremos que repetirlas constantemente.  Siempre realizar juegos en los entrenamientos, para él es diversión pero también es la cosa más seria que hace. A partir de los 9 / 10 años, comenzar con el entrenamiento específico del puesto con un entrenador de arqueros, si es profesional, mejor.  Es preferible un entrenamiento en un arco de dimensiones adecuadas al niño y realizado en un espacio reducido, donde entrará en contacto con el balón muchas veces, vivenciando distintas situaciones, que un partido de un niño de 7 / 8 años en un arco y cancha grandes.

Debemos tratar de desterrar los entrenamientos sin pelota para los arqueros infantiles pues el entrenamiento físico puro en niños puede ser nocivo.  Hay que realizar entrenamientos a favor de la mejora de la técnica en este período formativo, pues sino, cuando llegan a categorías superiores, no podrán realizar los ejercicios tácticos que demanda el juego. Sin técnica no hay táctica posible.

Julio Tilloy - DT / EA ATFA                     Celular: 0223 155 655 954             Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.