ZT Moscho - шаблон joomla Joomla
Emanuel Russo

FORMACION Y ENTRENAMIENTO

En la vida del arquero tenemos dos etapas bien diferenciadas. Una es la etapa de formación y la otra es la etapa de entrenamiento.

La etapa de formación la podemos relacionar con la edad escolar, es decir, entre los 8 y los 13-14 años. Es un período de enseñanza-aprendizaje de los gestos técnicos, por ejemplo:

tomas y caídas.

En esta etapa el entrenador de arqueros debe cumplir la función de formador, por lo cual se hace necesario que cuente con características pedagógicas, docentes y comunicativas, su tarea es moldear al arquero; deberá tener conocimiento sobre las cualidades físicas que se pueden desarrollar en esas edades y el entrenamiento adecuado de las mismas. El E.A. será contenedor del arquero, sobre todo en el año en que pasa a jugar en cancha de 11, ya que cambia la dimensión del arco. Deberá introducir juegos como elementos de recreación y mantener un continuo feedback con los arqueros (feedback o retroalimentación es la información/evaluación sobre la calidad de ejecución del gesto técnico que el entrenador le da a su arquero, conjuntamente a la respuesta motora o verbal que este envía). La etapa formativa estará dividida en distintas fases a las cuales el joven arquero accederá secuencialmente en la medida que vaya aprobando cada una. En esta etapa el predominio es de la técnica.

La etapa de entrenamiento propiamente dicha se inicia desde los 114-15 años en adelante y se extiende a toda la vida deportiva del arquero. La característica principal de esta etapa es la potencialización de las capacidades físicas; ejemplo: fuerza, velocidad, etc. El E.A. deberá consultar y trabajar coordinadamente con el preparador físico, sobre todo en lo relativo a la distribución de las cargas. Los ejercicios deberán realizarse a velocidades máximas o sub-máximas de alta intensidad y corta duración (el sistema energético utilizado es el ATP-PC). Para los juveniles el juego adquiere carácter de competencia. . En esta etapa el predominio es de la táctica

Si bien acabamos de diferenciar dos etapas, vale destacar que ambas coexisten y se interrelacionan con predominio de una sobre otra según la tarea o ejercicio que se esté desarrollando de acuerdo al objetivo planteado. La definición de los objetivos determinará qué habilidad se está trabajando. Hay que tener en claro que la función del E.A. es la de ser un nexo entre el arquero y el cuerpo técnico, siendo un colaborador directo del mismo. La demostración del trabajo del EA no se mide por lo que él pueda hacer, sino por lo que es capaz de conseguir, a través de su enseñanza, que sus alumnos hagan. No confundir la función del E.A. con la del arquero, ya que esta confusión puede llevar a tomas de decisiones equivocadas.

Profesor Julio Tilloy.

Director Técnico y Entrenador de Arqueros ATFA.